Strict Standards: Declaration of JParameter::loadSetupFile() should be compatible with JRegistry::loadSetupFile() in /home/publicla/public_html/libraries/joomla/html/parameter.php on line 512
Como ser un buen innovador - Blog de Clasica Publicidad
Blog

Blog de Clasica Publicidad

Blog de Clasica Publicidad Marketing, Internet, Comunicación Visual

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han usado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Login form

Como ser un buen innovador

  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

Cuando una compañía ha agotado todos sus cartuchos en competitividad, tanto en técnica de trabajo, metodología o estructura, es la intuición y liderazgo de sus empleados más innovadores la última bala que les queda.

Apostar para la innovación, es apostar por la persona que individualmente es capaz de sacar ideas de donde no las había, y que es capaz de sacarlas adelante con su empeño e ilusión, poniendo toda su energía, o su dinero a una iniciativa, sea o no empresarial, para llevar a cabo un proyecto superando multitud de obstáculos, e incluso empezar otra vez con la misma motivación cuando se encuentra con el fracaso.

Pero, ¿Qué distingue una persona innovadora de una que no lo es?

Uno de los factores clave para ser un buen innovador, es un anglicismo muy utilizado últimamente. Se trata del management, que se define como una suma de valores como la voluntad y la resistencia para llevar a cabo una misión. Y tener una energía especial para hacerla realidad. Su principal motivación es su instinto de realización.

Los innovadores son personas  que se caracterizan por tener sus objetivos siempre en la línea del horizonte, es decir, que nunca llegan a su fin último, pues cuando lo alcanzan encuentran uno nuevo para descubrir.

Uno de los innovadores más destacados de este siglo fue Steve Jobs, fundador de las compañías Apple y Pixar, que en una conferencia con jóvenes estudiantes les dio tres consejos de oro a seguir para poder ser buenos innovadores.

El primero es aprovechar al máximo todos los elementos que circulan por nuestra vida, vivir con atención, pues cualquier aprendizaje, experiencia o suceso que nos pueda ocurrir en una circunstancia en concreto, siempre nos podrá ser de utilidad en algún momento, aunque en aquel preciso instante no le demos demasiado valor.

En segundo lugar, destacó la importancia de la perseverancia. Hay que levantarse después de cada derrota y seguir adelante con nuestras convicciones.

Finalmente, también dijo que hay que aprovechar y disfrutar de cada día y ser concientes de que cada instante que pasa ya no vuelve. En este caso tenemos el ejemplo de una doctora que trabajaba con enfermos terminales en los últimos días de su vida, y siempre les preguntaba sobre lo que más se arrepentían de su vida y que cambiarían si pudieran volver atrás. La respuesta más común y por mayoría aplastante fue, “me hubiera atrevido más”.

Esta es una característica de los buenos innovadores y es muy importante porqué genera mucha energía y crea ambiciones colectivas que permiten generar cambios importantes, no solo a nivel individual sino también más globales, que sirven para cambiar el mundo y la sociedad.  Este es otro de los atributos de un innovador ejemplar de uno que no lo es, o ni siquiera se le puede considerar. Los primeros invierten su energía en conseguir objetivos favorables para todo el mundo. Es el caso de Steve Jobs, que con la creación de Apple, consiguió grandes avances tecnológicos que fueron beneficiosos para todos. En el lado opuesto tenemos al multimillonario Steve Fosset, que dedica su entusiasmo y su dinero en realizar largos trayectos en globo, en objetivos personales que no aportan nada al resto de la sociedad.

Uno de los problemas que tienen los innovadores, es que no siempre son buenos empresarios. Son capaces de romper esquemas, de traspasar la locura y de tener una gran energía para desarrollar sus proyectos, pero para llevar a cabo estas ideas hay que ser buen empresario, saber crear una empresa y dirigirla bien. Ser emprendedor y empresario a la vez es lo ideal, aunque la distancia entre la pasión y la realidad de una empresa es muy grande e incluso a veces la realidad del negocio, el conservadurismo y la voluntad de resultados inmediatos, se acaban comiendo las ideas progresistas de los innovadores.

El sistema económico actual no es demasiado favorable a las innovaciones, aunque las empresas más interesantes de hoy en día tienen un gran creador y un gran empresario administrativo.

También podemos decir que el innovador es un elemento de avance, es una persona que va un paso adelantado al resto y los demás se fijan en sus ideas y le siguen.

Es el caso por ejemplo, en los oficios de carácter gremial, como arquitectura, que tienden a ser conservadores y proteccionistas, y de repente aparece una figura innovadora como Calatrava, que es capaz de construir edificios como esculturas, y da unos primeros pasos fuera del inmovilismo y hace que el gremio de arquitectos le siga y evolucione.

Esto lo podemos aplicar también en el arte, la medicina, la música, la educación, etc… siempre necesitamos de innovadores para evolucionar.

Última modificación en
en Eventos y Formación Visitas: 1069 0 Comentarios
0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Viernes, 22 Septiembre 2017